Cd. Delicias, Chih. 15 de mayo de 2022


Día Mundial del Sueño

Fecha/hora de publicación: 18 de marzo de 2022 13:13:13

En el marco del Día Mundial del Sueño —que este año se conmemora el 18 de marzo— especialistas recomiendan cuidar los hábitos de sueño de los niños y adolescentes, ya que el incremento del uso de aparatos electrónicos por la noche altera el ritmo biológico. Y, en consecuencia, la regulación hormonal, entre ellos, la secreción y amplitud de la hormona de crecimiento, se ve afectada.

El sueño es un proceso fisiológico activo y cíclico, considerado como de vital importancia para la salud. Cuando descansamos, nuestro cuerpo se recupera y se fortalece, mejorando múltiples funciones de nuestro organismo.

De tal manera que, en todas las etapas de la vida, el sueño es muy importante para nuestro bienestar físico y mental. Sin embargo, durante la infancia juega un papel fundamental, sobre todo para fomentar el crecimiento y desarrollo de los niños. Durante el sueño nocturno y profundo se estimula la secreción de somatropina, conocida como hormona de crecimiento y, por lo tanto, el sueño es un factor determinante para el óptimo crecimiento.

“En adultos se sugiere dormir entre 7 y 8 horas. Sin embargo, los niños necesitan dormir al menos 10 horas en la noche y los adolescentes un mínimo de 9 horas para lograr los máximos beneficios del sueño, ya que la hormona de crecimiento se secreta con el sueño profundo y nocturno. Se recomienda dormir entre las 7 y 9 de la noche, pues dicha hormona disminuye su liberación alrededor de las 6 de la mañana”, explica Angélica Martínez, especialista en Endocrinología Pediátrica.

Por otro lado, es importante considerar que un buen hábito del sueño es muy importante para aquellos niños que han sido diagnosticados con talla baja, una condición que tiene entre el 10 y 14 por ciento de la población mexicana. Al respecto, la doctora Angélica Martínez resaltó que la hormona de crecimiento no sólo es crucial para mejorar la estatura de los niños, sino también ayuda en otros procesos del cuerpo e incluso en la edad adulta tiene un impacto significativo.

“La hormona de crecimiento no sólo ayuda a lograr una estatura adecuada, también favorece el fortalecimiento muscular y de la estructura ósea, distribución de grasa corporal, así como el control en los niveles de glucosa y perfil de lípidos en el torrente sanguíneo. En los adultos esta hormona regula el metabolismo de lípidos y carbohidratos; asimismo, cumple funciones vitales a nivel cardiovascular y juega un papel fundamental en el equilibrio energético del organismo”, detalló.

¿Cómo mejorar hábitos?

Para promover que niños y adolescentes duerman mejor, el especialista compartió cinco recomendaciones:

Fomentar una rutina que indique la hora de dormir. Por ejemplo, bañarse, cenar, lavarse los dientes, leer un cuento e ir a dormir.

Establecer los horarios de sueño, incluyendo los fines de semana.

Evitar el uso de pantallas electrónicas una a dos horas antes de acostarse, ya que la luz azul emitida por éstas retrasa la liberación de la melatonina, la hormona que induce el sueño.

Evitar que consuman alimentos o bebidas estimulantes por la noche como café, té, refrescos o chocolate.

Promover un ambiente relajado en la habitación con poca iluminación, que esté en silencio y con una temperatura agradable.

Al llegar al sueño profundo y descansar, el cuerpo se recupera y se fortalece, mejorando varias de sus funciones. En los niños es crucial dormir bien.

Otras funciones del sueño son la conservación de la energía; eliminación de radicales libres acumulados durante el día; regulación y restauración de la actividad eléctrica cortical; regulación térmica; regulación metabólica y endocrina; regulación sináptica; activación inmunológica y consolidación de la memoria.

Regresar a la portada