Cd. Delicias, Chih. 04 de agosto de 2021


El ocaso de un ser que nunca quisieron y que jamás aceptaron en el PAN

Fecha/hora de publicación: 24 de junio de 2021 09:10:33

El año 2004 cuando Javier Corral tuvo su primera incursión como candidato a gobernador del estado de Chihuahua, los panistas autodenominados de sangre azul, no lo querían y menos lo aceptaban, los descalificativos iniciaban con un muy sutil "es de Juárez" en forma despreciativa, luego subían de tono al decir "es un mugroso" trepador que se agarro de las faldas de Barrio, hasta otros improperios verdaderamente vergonzosos.

Llegando al grado, de ni siquiera querer aceptar, los artículos promocionales de su campaña, tales como camisetas y calcas.

Cuando comenzó a desarrollarse la campaña interna del PAN, muy, muy pocos se apostaron a apoyarlo, so pena de ser igualmente descalificados, criticados y vituperados hacia el interior del partido, lo mismo en Juárez que en López, la misma foto en Chihuahua que en Guadalupe y Calvo, el rechazo y coraje era casi unánime; muy fresco estaba aun, el despojo del que se le acuso el año 2000 en el Centro de Convenciones de Chihuahua, donde pelearon "Guarachudos de Galindo" vs. "Felices de el dúo Barrio-Corral" gran zafarrancho se armo y finalmente Javier se impuso por las buenas o por las malas al candidato, que después de ser presidente de la mejor frontera de México, gozaba de la preferencia electorales de las mayorías al interior del partido.

Venia Galindo de ser malogrado candidato a gobernador el año 1998 y ser el ciudadano opositor que mas votación había obtenido históricamente en Chihuahua, para un contrario al régimen del PRI.

La historia fue con final "Feliz" ganador los integrantes de la familia feliz, "aiga sido como aiga sido" y Javier fue senador del 2000 al 2006.

Luego le dio por ser Gobernador y pelearle al PRI el 2004; y a mas gritos que sombrerazos, se hiso de la candidatura, por encima de mejores perfiles como Lalo Romero, mas técnico, mas sereno pero parco en su hablar, ahí encontró Javier su punto débil y lo vapuleo en todos los foros internos y externos. Cosa que no ocurrió evidentemente con Patricio Martínez, que en las urnas le aplico una zapatería "perico"

Durante todo su andar como candidato se dedico a hablar mal de "Chito" Solís al que como a Duarte, agarro de bandera y lo acusaba de ser un anti-cristo de la justicia, lo que le gano que Patricio lo nombrara Procurador General del Estado.

Continuando con su fallida intención de ser "Javier Corral Gobernador" los panistas de sangre azul, nunca se pusieron a trabajar por su campaña y optaron, hasta por darle el voto útil a Patricio, de los males el menor, decían.

Javier lo sabe perfectamente, los panistas nunca lo aceptaron por rijoso, peleonero, pendenciero, rencoroso y ser amigable con la izquierda vía PRD, partido que es integrante del "Foro de Sao Paulo" aún actualmente. Cuando se impuso por la candidatura del 2016 por supuesto que varios alzaron la mano antes que el, contaban con mejores desempeños en cargos públicos de mando, administración y responsabilidad, no solo despotricar en las tribunas, vociferando improperios descalificativos, disfrazados de lenguaje rebuscado, en contra de todo aquel que no pensara como el ya fuera adversario político, amigo o compadre, para el las lealtades siempre fueron solo "como el azadón de allá pa' acá"

La candidatura se la dejaron libre para que perdiera, según lo decía en los cafés políticos de altura en la CDMX el sangrón de Anaya; que lo odiaba con odio jarocho y lo descalificaba cuando quiso ser presidente nacional del PAN donde se enfrentaron y se dieron con todo.

Luego pierde el PRI que es no lo mismo, que gano Corral y "wala" se enviste Javier, en el mayor creador de empleos del estado, los que lo descalificaban por corriente, vulgar y pendenciero, fueron los primeros en alabarlo, barbearlo y lambisconearlo, aún cuando el 2012 operaron en favor de Pérez Cuéllar en los municipios que ya tenían gobierno emanado de Acción Nacional.

Javier, rápido como es, de pensamientos, se dijo para si mismo, "ya me vi" de aquí a la presidencia el 2018 y nada el "Pollito Anaya" se le impuso de manera fácil y termino con el sueño guajiro de ser presidentes de México; que invade a todos los gobernadores de Chihuahua, sin detenerse a reflexionar que Chihuahua en el centro del país no "pinta"

Pues bien hoy Javier es de nuevo odiado, repudiado y enjuiciado como traidor, ya no es el señor gobernador que "esta haciendo mucho pero no se ve" según decían sus allegados. Javier ladino como es ya ni milita en el PAN ya tiene su liana en MC. Y seguirá siendo el "mismo"

Regresar a la portada