Cd. Delicias, Chih. 13 de octubre de 2019


Mujer originaria de Pakistán paso 9 años en la cárcel por insultar a Mahoma

Dos "amigas" la acusaron de insultar al profeta

Fecha/hora de publicación: 09 de mayo de 2019 13:16:00

Asia Bibi, la mujer condenada a muerte por blasfemia tras insultar al profeta Mahoma y absuelta por el Tribunal Supremo de Pakistán el 31 de octubre de 2018, está a salvo en Canadá, donde se reunió con su familia. Así lo afirmaron fuentes del Ministerio de Relaciones Exteriores de Pakistán y su abogado Saiful Malook.

El 31 de octubre pasado, el Supremo retiró la sentencia a muerte contra la madre de cinco hijos, denunciada en 2009 por dos mujeres por supuestamente insultar al profeta Mahoma y condenada en 2010.

La mujer cristiana fue liberada de la cárcel el 7 de noviembre pero hasta ahora había permanecido en un lugar “seguro”, según el Gobierno, y no había podido salir del país. Su liberación provocó violentas protestas por parte de grupos islamistas y el arresto de miles de manifestantes.

La salud de esta mujer cristiana de 53 años es más que delicada, y lo primero que necesitará será un tratamiento médico adecuado, al que no ha tenido acceso hasta ahora.

En Pakistán la noticia generó una ola de comentarios favorables entre los cristianos. Entre estos testimonios, está el del obispo Samson Shukardin, de la diócesis de Hyderabad: “Es una decisión importante del gobierno dejarla salir del país, también es un acto de justicia para esta mujer que ha pasado por una gran injusticia y sufrimiento casi una década. Asia fue declarada inocente y liberada por la Corte Suprema de Pakistán y tiene todo el derecho de ir a donde quiera, para su protección, seguridad y vida futura”.

El cura Abid Habib, fraile capuchino y ex director de la Comisión de Justicia y Paz de la Conferencia de Superiores Mayores en Pakistán, explicó: “Por su bien, estamos contentos de que Asia Bibi encuentre ahora en Canadá un lugar seguro. En Pakistán los grupos extremistas no han aceptado la decisión de la Corte Suprema, pero la sentencia debe ser respetada. Aquí, incluso cuando una corte libera a una persona absolviéndola de acusaciones de blasfemia, no es fácil para esa persona seguir viviendo normalmente. La vida de Asia Bibi en Pakistán no hubiera sido posible en libertad”.

Mario Rodrigues, rector de la catedral de San Patricio en Karachi, señaló: “Agradecemos al Primer Ministro y al Gobierno de Canadá por ayudar a Asia Bibi y facilitar el proceso de concesión de asilo en Canadá porque nunca es fácil lidiar con tales asuntos. Debemos reconocer que el Gobierno de Pakistán y el Tribunal Supremo de Pakistán han hecho el bien y han restablecido la justicia para esta mujer al garantizar su protección. Le deseamos lo mejor. Exhortamos a la comunidad cristiana en Canadá a ayudar a Asia Bibi y a su familia en esta nueva vida”.

Asia Bibi pasó nueve años en la cárcel, condenada a muerte, y solo después de muchas apelaciones y movilizaciones internacionales fue posible su absolución el pasado mes de octubre. Sin embargo, hasta ahora no había conseguido abandonar el país por lo complicado que ha sido protegerla una vez fuera de prisión y porque el propio ejército pakistaní lo impedía.

Madre de cinco hijos, Asia fue denunciada en 2009 por dos mujeres por insultar al profeta Mahoma; un tribunal la condenó a la pena de muerte en 2010 y cuatro años después perdió una apelación en el Tribunal Superior de Lahore.

Regresar a la portada