Cd. Delicias, Chih. 17 de agosto de 2019


El Diablo en los hechos: Por Homero Ochoa

Fecha/hora de publicación: 03 de abril de 2019 12:39:31

El Diablo en los hechos:

"Hoy en día podemos decir que este u otro político es un ratero inútil sin que nos pase nada... al político tampoco"

Hace algunos años tomé la decisión de escribir "editoriales", la única motivación que tenía era encontrar espacios donde pudiera dar mi opinión de lo que veía en mi dia a dia... política, cine, arte, movimientos sociales, etc. Quizás fueron malas y otras seguramente fueron peores, sin embargo, me sentía con la plena libertad de expresar mi visión y mi sentir sin miedo... al final... eran mis ideas, opiniones y nada más.

Hoy México se encuentra en mi opinión, más dividido que nunca, las brechas generacionales y los subgrupos sociales dificultan el diálogo ya sea por "fanatismo" "ignorancia" o por creernos poseedores de la verdad absoluta.

Cinco generaciones de mexicanas y mexicanos lucharon desde diferentes esquinas y etapas para tener libertad de expresión y con esto poder alzar la voz con todos los temas que ahogaban a nuestra sociedad, al paso de los años y cuando por fin la tuvimos, desgraciadamente no supimos qué hacer con ella, pasó poco tiempo y caímos en el libertinaje, la difamación y con esto se perdió el sentido y la fuerza de esta lucha.

Veo que como sociedad buscamos siempre la forma de auto sabotearnos... y lo digo de esta manera por caer en la trampa de lo que conocemos como "lo políticamente correcto", si bien, este término nos ayudó avanzar en temas de gran importancia como el lenguaje inclusivo (por mencionar solo uno), en muchos otros fue simple y llanamente un balazo en el pie.

La pobre capacidad de diálogo y/o debate, así como la desinformación, junto a la poca o nula tolerancia a las ideas de otro nos lleva constantemente al odio mediático, a las descalificaciones, etc. frenando de manera drástica nuestro desarrollo humano y social.

Es triste que al hacer un poco de humor negro o dar una opinión, tengas que declarar que es simplemente eso y no quedes como parte de la violencia normalizada o una persona cruel y apática a este u otro tema. Es como si ser buena persona me impidiera reírme del humor negro, los chistes crueles o de los temas que me parecen absurdos.

¡Vamos! ¡no soy Gandhi! pero no le hago el mal a nadie, hasta me gusta sacar el pecho por los que menos voz tienen. No soy un ignorante, conozco las situaciones delicadas y mi capacidad de encontrar humor en ellas no me hace menos entendido ni me convierte en parte del problema, o ¿quizá sí soy una mala persona por el simple hecho de encontrar la parte satírica de todo lo que me rodea?... ¡Prefiero siempre reír bien fuerte a llorar bien fuerte! al final, uno pone su granito de arena para contrarrestar estos males de la humanidad... al final solo somos nosotros tratando de ser más humanos.

Ni mis colegas ni mis amigos tienen que estar de acuerdo conmigo. Yo no formo pandillas, las evito tanto como puedo. Mi opinión es sólo mía.

Homero Ochoa

Twitter: @Mrbomber_

Mail: comunicacion.ochoa@gmail.com

Regresar a la portada