Cd. Delicias, Chih. 13 de noviembre de 2018


El PAN, Corral y Chihuahua

Fecha/hora de publicación: 06 de julio de 2018 18:35:25

Después del tsunami que representó el triunfo inobjetable y contundente de Andrés Manuel López Obrador a nivel nacional y la gran ola de su partido MORENA, al haber alcanzado en el congreso de la Unión mayoría absoluta, es decir el 50% más uno, pero no las tres cuartas partes, como sería la mayoría calificada, tanto en la cámara de senadores como la de diputados, además de muchas de las legislaturas de los Estados, la mesa política prácticamente estará servida para que las reformas estructurales, aprobadas durante el gobierno de Peña Nieto, puedan revertirse, o bien ser adecuadas para alcanzar los objetivos del nuevo Gobierno.

Mientras tanto en Chihuahua, cuando todos esperábamos escuchar la disponibilidad del Gobierno del Estado para trabajar con el nuevo presidente, Javier Corral se refirió a que será el Partido Acción Nacional el que mejor pueda aprovechar el espacio político para constituirse como contrapeso al Gobierno de López Obrador.

Está claro que el interés de Javier Corral no es el de buscar solucionar los muchos de los problemas que tenemos en la entidad por la falta de apoyo integral de la Federación; antes, por el contrario, le arden las ganas por tomar los despojos que quedaron del PAN y continuar con la lista de presidentes de la República enemigos, que le generará publicidad gratuita y consolidación a su proyecto político personal.

De los tres principales alcaldes en Chihuahua, que buscaron la reelección, solamente Armando Cabada de Ciudad Juárez, al parecer se quedó en el intento, ya que María Eugenia Campos Galván y Alfredo Lozoya de Parral, alcanzaron triunfos inobjetables, con votaciones realmente extraordinarias.

Este asunto de la alcaldía de Ciudad Juárez, donde a todos les conviene que González Mocken refrende su triunfo electoral, para hacer sentir a Cabada, lo mismo que pasara el ex alcalde cuando fue evidenciado por supuestos malos manejos, es una oportunidad extraordinaria para que verdaderamente la justicia social llegue hasta esta zona del país, agobiada por las incontables muertes impunes, donde Javier Corral demuestra su concha de acero, al no reflejar para nada algún atisbo de preocupación o inquietud por resolverlo.

Por lo que respecta al PRI, las traiciones se vivieron desde el interior del propio partido, donde su presidente Omar Bazán, ni siquiera voto por las siglas del instituto político que encabeza, y en un primer ejercicio de autocrítica, José Reyes Baeza Terrazas, candidato fallido al senado de la República, dejó claro lo que todos sabían, respecto de que supuestos priistas, plenamente identificados, operaron desde el interior, en favor de diverso candidato.

Incluso el todavía senador Patricio Martínez, le echo limón a la herida, criticando la postura de Reyes Baeza, poniéndose el saco de que él mismo formó parte de los traidores que operaron en contra de su propio partido.

Respecto de la calidad moral de ambos ex gobernadores, a Reyes Baeza jamás se le conocieron familiares que adquirieran inmuebles a nombre del Gobierno del Estado, o que se haya convertido después de dejar los cargos, en socio de innumerables empresas.

El hecho es que hoy, el PRI en Chihuahua, como en el resto del país, se encuentra como tercera fuerza política, sin posibilidades inmediatas por revertirla.

La política como el arte para construir consensos, requiere de operadores que entiendan que ante las diferencias irreconciliables, lo primero es encontrar lo que los une y no lo que los divide.

Hoy Chihuahua como el resto de las entidades del país, requiere de gobernantes íntegros, que antepongan el interés de la ciudadanía que representan por encima de los propios o de los grupos políticos en que se encuentran; el juicio de la historia, siempre coloca a los gobernantes en su lugar exacto, y en el caso de Javier Corral Jurado, difícil, muy difícilmente podrá quedar entre aquellos que se destacaron por trabajar más por su entidad y los chihuahuenses, que por su proyecto político personal (netoaviles@gmail.com).

Regresar a la portada